jueves, 21 de abril de 2011


1º de Mayo, Comunicado de la FSM


Trabajadores y trabajadoras,

Celebramos el Primero de Mayo de 2011 en un período crucial. En un período de imperialismo agresivo, políticas anti-laborales y en un momento en el que el sistema capitalista mundial está en una crisis económica profunda y multifacética del propio sistema. Esta crisis se expresa en todos los sectores: en la economía, el medio ambiente, la calidad de vida, la cultura y el cambio climático. Las crisis son en el ADN del capitalismo y por esta razón aparecen una y otra vez. Es imposible para el capitalismo resolver los problemas de los pueblos del mundo.

En el Mediterráneo oriental, Oriente Medio, el Norte de África los peligrosos acontecimientos, los conflictos y la competencia entre los imperialistas tienen como objetivo el petróleo de Libia, el gas natural de los países del norte de África y el control de puntos estratégicos ricos en materias primas. Hemos visto la agresión militar de los imperialistas contra Libia. En Swazilandia, el gobierno respondió brutalmente contra las manifestaciones pacíficas de sus propios ciudadanos, que exigían un gobierno democrático que gobierne por el interés genuino de todos los ciudadanos de ese país. En Argelia, el régimen demostró una vez más su verdadera cara con la violencia de Estado usada contra la manifestación del pueblo argelino contra la pobreza, el aumento del desempleo y los altos precios de los productos de primera necesidad, la falta de libertades y la creciente opresión. En Egipto, hemos visto a la gente luchando por la democracia, la libertad y la justicia y en contra de la política y la táctica de los EE.UU., que trataban de controlar los acontecimientos y colocar sus nuevas herramientas, sus nuevos títeres en el liderazgo del Estado egipcio. En Túnez, el desarrollo va unido a la falta total de libertades, la persecución de la gente progresista y cualquier otra voz de contradicción, la pobreza, la alta tasa de desempleo, la injusticia social y los altos precios de los productos de primera necesidad.

En Oriente Medio, el tormento de los heroicos pueblos palestino, libanés y sirio continúan por parte de Israel, con el apoyo sustancial de los EE.UU., la Unión Europea y sus aliados. En Bahrein, el gobierno declaró la ley marcial contra el pueblo y la clase obrera de Bahrein, que están luchando por la democracia, la libertad y la justicia y poner fin al saqueo de los recursos del país por los capitalistas, los reyes y emires. En Asia el panorama no es mejor: en Irak, Afganistán y Pakistán, EE.UU. y los imperialistas europeos continúan con su ocupación y las operaciones militares.

Las inundaciones mortales en Pakistán y el trágico tsunami en Japón son otra prueba de que la gente del mundo no está protegida contra los fenómenos naturales, a pesar del avance tecnológico.

En los EE.UU. la situación es también complicada. En América del Norte, el desempleo y la pobreza están aumentando. La tasa oficial de desempleo en los EE.UU. es actualmente del 9,5% - 10,2 millones de estadounidenses están recibiendo beneficios de desempleo.

América Latina siente la agresividad de Norteamérica. Calumnias y ataques contra la heroica Revolución Cubana, difamación contra Venezuela, Bolivia, Ecuador, la ocupación en Haití, el apoyo a la dictadura en Honduras. En Colombia, en los últimos cinco años, cientos de sindicalistas han sido asesinados y el país se está transformando en una base militar estadounidense. En Chile, el trágico accidente ocurrido en la mina San José y los delitos cometidos contra la seguridad de los mineros. En Brasil, las devastadoras inundaciones causaron numerosas muertes de inocentes.

Pero también en Europa, el capitalismo crea y multiplica los problemas. Los trabajadores desempleados en los países de la Unión Europea se cuentan por millones. En Europa, la tasa oficial de desempleo ha alcanzado el 9,3%, con un desempleo que aumentó en un 20,7% para los trabajadores jóvenes de las edades entre 15-24. Las privatizaciones, el debilitamiento de la seguridad social y la reducción de los salarios y las pensiones son una estrategia común de todos los gobiernos europeos, tanto los neoliberales como los socialdemócratas. El Tratado de Lisboa muestra la actitud reaccionaria y el verdadero papel de la Unión Europea.

A esta política del capital y los imperialistas, la clase obrera mundial está respondiendo con iniciativas y luchas en todo el mundo. Millones de trabajadores en huelga con la participación de los jóvenes, las mujeres y los trabajadores migrantes han proporcionado una nueva esperanza dinámica y fresca.

La FSM ha estado siempre delante en la primera línea de la lucha. No hay rincón del mundo donde la FSM no ha estado presente, en pie al lado de los débiles, siempre en el lado de los pueblos, junto a la clase obrera, en las luchas contra la explotación capitalista.

Fortalecemos el movimiento sindical internacional de orientación de clase en el camino indicado por el 16º Congreso de la FSM. Las decisiones de este histórico Congreso que tuvo lugar en Atenas, Grecia del 6 al 10 de abril de 2011 abrieron nuevos caminos, nuevos horizontes y nuevas perspectivas para la clase obrera mundial.

Durante los cuatro días de los trabajos del congreso que siguieron, 115 ponentes de los cinco continentes y los sectores de base tomaron la palabra. Se discutieron todos los problemas agudos, contemporáneos de los trabajadores, los campesinos pobres, los trabajadores por cuenta propia, los jóvenes, las mujeres, los pensionistas y los campesinos sin tierra. Se votaron resoluciones que fortalecen el carácter clasista de la FSM y el objetivo del fortalecimiento del movimiento sindical internacional. Hoy la FSM es más fuerte, más militante, más unida, más capaz de continuar la lucha con unidad de clase y una perspectiva militante, en contra de las políticas de los monopolios y las multinacionales que crean la pobreza para la mayoría y los beneficios para unos pocos. Por un mundo sin explotación del hombre por el hombre.

¡Viva el Primero de Mayo de los trabajadores!

¡Proletarios de todos los países uníos!