lunes, 4 de julio de 2011


Trabajadores de Telefónica contra los despidos



Somos una plataforma de trabajadoras y trabajadores de Telefónica Barcelona llamada “SÍ, SOY RENTABLE” que como sabréis, van a despedirnos a más de 6.500 personas.

No entendemos como a esta empresa, de las pocas que aún quedan con puestos de trabajo “dignos”, se le puede permitir que haga esto.

No queremos entender que después de conseguir más de 10.167.000.000 de euros y en plena crisis mundial, decida deshacerse de un personal capacitado y rentable (a las cifras nos remitimos).

Llevamos muchos años intentando denunciar el proceso de desmantelamiento de la primera multinacional española, una gran empresa que elude sus responsabilidades sociales y que debe su patrimonio a todos los ciudadanos de este país, ya que se moderniza y despega, con la inyección de capital estatal a finales de los años 80, cuando España se prepara para el 92 (Olimpiadas en Barcelona, Exposición Universal en Sevilla, Madrid Capital Cultural de Europa…). Telefónica no ha sido nunca una empresa privada por su condición de servicio universal. Antes de su privatización con el primer gobierno de Aznar, el estado era el propietario del 49%, lo que permitió que se inyectasen miles de millones del erario público en su modernización y su capacidad de expansión fue posible gracias a que papá Estado cubría todas sus aventuras, primero en América del Sur (recolonización), luego en Europa y ahora en Asia.

¿Sabéis que los ayuntamientos de toda España cedieron céntricos solares para que se construyesen las centrales telefónicas y ahora esos edificios que los ocupan valen miles de millones? El patrimonio de Telefónica se forjó con el dinero de todos, como muchas otras empresas públicas que ya no lo son o simplemente han desaparecido.

Esta sociedad que todos y todas formamos no se puede permitir que una gran empresa como esta, tan rentable, que está en un sector económico en expansión y que goza de tamaña proyección, no sólo no genere empleo, sino que encima lo destruya.

El último trabajador que entró fijo en esta empresa lo hizo en 1992 y debe rondar los 40 años de edad. Entonces éramos 80.000 personas empleadas que hemos ido luchando por mantener unos puestos de trabajo con unas condiciones “dignas” y unos salarios justos. Hoy quedamos 28.000 y quieren deshacerse de nosotros en los próximos tres años. Movistar va a desmantelar Telefónica. La asocia al teléfono fijo, al ADSL por cable de cobre, al pasado y con ello nuestras condiciones laborales, que son ya del pasado también, una especie en vías de extinción. Pero aún nos sentimos con las ganas y con el deber de pelear por mantener para el futuro el recuerdo de lo que éstas fueron. Si desaparecen no habrá referencias para la juventud.

Nuestros puestos de trabajo no nos pertenecen, están para ser ocupados por los que vengan, pero ¿en qué condiciones se los dejaremos? Estamos asistiendo a la desaparición de aquellas relaciones laborales “dignas” que tanto nos han costado conseguir en este país. Así no hay un futuro justo para la juventud (¡ni para los menos jóvenes tampoco!) y nos hemos ido indignando al ir viendo como nuestras luchas por denunciar esta situación no han tenido eco en la sociedad porque los medios de comunicación no cumplen con su deber. El miedo a serles retirada la publicidad ha conseguido que no se hable en todos estos años de cómo han ido precarizando el sector de las telecomunicaciones. Así se ha impedido la creación de un convenio regulador del sector, se ha externalizado el trabajo en contratas, subcontratas e infracontratas, que han creado una nueva clase de trabajador/a precario que ha ido evitando y degenerando el trato con el cliente, la calidad del servicio es de las peores y caras del mundo, etc. ¡Así salen las cuentas y se consiguen 10.000.000.000 de beneficios!

Y ahora viene la estocada final. Nos dicen que han de prescindir de nosotros porque ya no somos rentables… Qué no somos rentables, ¿de dónde han salido los 10.000.000.000 euros esos de los que fardan ante los accionistas?

Ya estamos hartos y cabreados con los sindicatos mayoritarios que no sólo no han cumplido con su compromiso y deber de defender a los trabajadores y trabajadoras de este país, sino que encima le han hecho el trabajo sucio a las empresas, eso sí, cobrando por cada E.R.E. una suculenta cantidad, que encima no pasa por el fisco.

Esta historia no nos hace unos privilegiados que patalean por perder su chollo, somos honrados padres y madres de familia que trabajamos a diario para que el mundo se comunique, nada más. Tenemos el derecho y la obligación de defender nuestro trabajo.

Nos asiste la razón. Si no lo hacemos nosotros, que podemos permitírnoslo, no lo van a poder hacer los precarios y precarias que no disfrutan de dignidad en sus trabajos. ¡Vuelven las subastas de empleo a pie de plaza!

Por todo eso queremos pediros que nos hagáis el favor de ayudarnos a visualizar nuestra lucha. Dicen que esta semana se firmarán los despidos.

Hemos formado un grupo de trabajadores y trabajadoras que nos dedicamos a tomar espacios públicos y hacer diferentes acciones por la calle. Vestimos unas camisetas y unas capuchas denunciando la situación. Vamos con nuestras parejas, con los críos. Lo grabamos en vídeo, lo montamos y lo difundimos por la red.
Echarle un vistazo a lo que hacemos y os pedimos que vengáis el próximo Martes 5 de Julio a Arc de Trionf desde donde saldremos en fila de uno, pasearemos por el Born encapuchados y cada uno llevaremos un mensaje que colgaremos en la fachada del local de CC.OO de Via Laietana. Hicimos lo mismo en el local de
UGT la semana pasada en la Rambla del Raval. (Estos dos sindicatos firmarán, si no lo impedimos el E.R.E de
destrucción de 6500 puestos de trabajo).

Muchísimas gracias por vuestra atención!!