lunes, 12 de noviembre de 2012


La CSC llama a la Huelga General

 La Coordinadora Sindical de Clase ha convocado una jornada de huelga general para este 14 de noviembre haciéndola coincidir con las convocatorias de otras organizaciones sindicales en el resto del Estado, así como en otros países europeos. La CSC entiende que es muy importante confluir cuantos más trabajadores y trabajadoras mejor tanto en nuestro país, como a nivel supraestatal, con las luchas de la clase trabajadora europea. Es necesario ir trabajando en la presentación de un frente común de clase frente a las políticas emanadas de cada gobierno, de Bruselas, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, políticas que están haciendo retrotraer las condiciones laborales a las épocas iniciales del capitalismo. Los derechos adquiridos durante todos estos años están siendo aniquilados bajo el pretexto de "calmar a los mercados", burlando las conquistas por las que los trabajadores y trabajadoras dieron sus vidas.

Ya denunciamos en su momento que el proyecto de la Unión Europea era el proyecto de los banqueros y mercaderes y no el proyecto de los trabajadores y de sus pueblos. Hoy nos enfrentamos a la cruda realidad de que este ente político legisla en beneficio de unos pocos, con los parámetros marcados por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial y que ha llevado a la ruina a otros pueblos en el presente y en el pasado.

La clase obrera europea nos enfrentamos hoy a lo que ya se enfrentaron antes los trabajadores del Sureste asiático o los latinoamericanos: primas de riesgo, rescates bancarios, deudas impagables, presión de los mercados…, es el lenguaje con el que día sí, día también, nos bombardean desde los medios de propaganda del capital para engañar y tratar de dar "normalidad" a una situación que los trabajadores no podemos admitir.
Para llevar a cabo esta política represiva no han dudado ni en la modificación de su Constitución, heredera de la dictadura franquista, de tal manera que en los Presupuestos Generales del Estado se prima el pago de la deuda sobre el resto de partidas de los diferentes Ministerios. La consecuencia es una nueva reducción de los gastos sociales que afectan, como no, a las clases populares y a las más desfavorecidas: Educación, Sanidad, Servicios Sociales, Transporte, Energía… se van degradando día a día, a la vez que nos agreden con más privatizaciones.

El aumento impositivo con la subida del IVA y del IBI; aumentos indiscriminados de tarifas eléctricas, del agua, del transporte, de los alimentos; una burbuja inmobiliaria que ha explotado y que ha dejado a muchas familias con hipotecas impagables y desahucios vergonzosos; el aumento del paro a cerca de seis millones de trabajadores y trabajadoras; la normalización de contrataciones laborales esclavistas que dejan sin futuro a los jóvenes y sin perspectivas a los trabajadores de más edad; la sustitución por parte de la mujer de muchas de las funciones que debería ejercer la Administración Pública en el cuidado de personas mayores y dependientes. Todos estos elementos dibujan un cuadro del capitalismo en decadencia que exige de una contestación cada vez más fuerte para superar el sistema.

En el mundo laboral la situación no es más halagüeña. Las contrarreformas laborales, entre otras de los años 2010 (del PSOE) y del 2012 (del PP), no solo nos muestran que esta estafa llamada crisis económica quieren que la paguemos los trabajadores, sino que también existe una armonía entre la socialdemocracia y el neoliberalismo en sus políticas económicas. O que los acuerdos sobre la negociación colectiva de enero de 2012 y sobre las Pensiones de 2010, firmadas también por CCOO y UGT, van dirigidos contra los trabajadores activos y contra aquellos que tras una larga vida laboral son merecedores de pensiones dignas.

Y estas son entre otras, las razones y los objetivos de una convocatoria de Huelga General por parte de la CSC para el 14 de noviembre y no la exigencia de un referéndum. En primer lugar porque desde la CSC no solo cuestionamos la política económica del actual gobierno sino también la del anterior, ambas al servicio del capitalismo y del imperialismo; y en segundo lugar porque entendemos que la Huelga General es una herramienta importante con la que contamos los trabajadores para defender nuestros derechos. Nuestra Huelga General se presenta frente la legislación antiobrera, por el mantenimiento de la lucha hasta conseguir nuestros objetivos y por la defensa de un Estatuto Obrero que defienda nuestros intereses de clase.

La política del pacto social en los últimos 30 años nos ha abocado a esta situación. Es el momento no solo de reconocer el fracaso de esta política sino también de presentar un proyecto de clase que confronte con la agresividad mostrada por la patronal y los gobiernos títeres. Y, entre otras medidas, exigimos:


  1. - La reducción de la jornada a 35 horas, sin reducir el salario y garantizando mientras tanto que no haya un solo parado/a sin prestación por desempleo hasta su recolocación.
  2. - Cancelación unilateral de la deuda pública ilegítima.
  3. - No a la privatización de los servicios públicos (Sanidad, Educación, Transporte…) dotándolos de medios tanto económicos y materiales, como humanos.
  4. - Por la creación de empleo público, revirtiendo en públicos los servicios ya privatizados y cubriendo todas las plazas de la Administración Pública.
  5. - Adelantar la edad de jubilación a los 60 años con contrato de relevo, equiparando las pensiones más bajas al Salario Mínimo Interprofesional.
  6. - Ley de prohibición de despidos, ni un solo ERE más que destruye puestos de trabajo.
  7. - Garantía de un empleo o, en su defecto, de un subsidio de desempleo indefinido.
  8. - Ni un desahucio más y condonación de la hipoteca a los parados.
  9. - Supresión del IVA a los productos de primera necesidad.
  10. - Salida de España de la Unión Europea.
  11. - Nacionalización de la Banca y los sectores estratégicos de la economía y la devolución de todos los fondos regalados por el Gobierno a la Banca privada y Cajas. Financiación pública a bajo interés para pequeñas y medianas empresas, para potenciar la creación de empleo.
  12. - Reforma Agraria Integral, en base a la socialización de los latifundios, su explotación en régimen de cooperativa y la industrialización de las regiones agrícolas en base a la inversión pública.
  13. - Para poder financiar todo lo anterior, aumento de la tributación a través de un nuevo impuesto a las grandes fortunas y empresas con mayores beneficios, así como a los grandes depósitos bancarios.

Estas son las medidas mínimas que desde la CSC proponemos para avanzar en un proyecto social diferente, donde los trabajadores tengan la decisión en lo económico y en lo político, para la solución de todos los problemas. Por eso invitamos a toda la clase trabajadora a asumir estas reivindicaciones como propias, junto a la clase trabajadora europea y mundial. El próximo paso es secundar la jornada de Huelga General del 14 de Noviembre que muestre los dientes a nuestros agresores.

    Frente a las agresiones del capital solo cabe el sindicalismo de clase
Que viva la lucha de la clase obrera