jueves, 22 de octubre de 2015


Ante los presupuestos de la Junta de Andalucía



LA JUNTA DE ANDALUCÍA APUESTA POR MANTENER Y POTENCIAR LA ADMINISTRACIÓN PARALELA-CLIENTELAR EN 2016

Las previsiones de que los próximos presupuestos andaluces de 2016 permitirán la incorporación de nuevo personal al sector público andaluz son una verdad a medias.

Por sector público andaluz, la Junta de Andalucía considera tanto la Administración General como los autodenominados “entes instrumentales”, esos en lo que el acceso al empleo, con cargo a los fondos públicos, se ha realizado de espaldas al Estatuto Básico del Empleado Público, y por lo tanto sin considerar la Igualdad, Mérito, Capacidad y Publicidad que ha de velar en el acceso al empleo público, para que los grados de consanguinidad, amistad o afinidad no estén por encima de los méritos profesionales o académicos.

Lejos de nuestra intención está responsabilizar a trabajadores y trabajadoras, que dependen de ofrecer su fuerza de trabajo para poder subsistir, de la forma de acceso al empleo, pero sí lo está el de destacar y denunciar públicamente que de esta forma se mantienen estructuras clientelares políticas con cargo y sostén de los contribuyentes andaluces.

Hay que destacar que mientras que la contratación de personal laboral temporal y el nombramiento de personal estatuario temporal o de funcionario interino no se producirá "salvo en casos excepcionales y para cubrir necesidades urgentes e inaplazables". En el caso de las agencias de régimen especial, agencias públicas empresariales, sociedades mercantiles, consorcios y fundaciones, el presupuesto establece que "la tasa de reposición del personal laboral no incluido en el VI Convenio Colectivo de la Administración de la Junta de Andalucía será como máximo del 50%.

Y también señalar que en ningún caso se hace referencia a la recuperación de derechos arrebatados, (por un gobierno autodenominado de progreso), que además de ser un derecho de los empleados públicos, se hacen esenciales para la mayoría de trabajadores y trabajadoras con bajas condiciones salariales. Derechos que ya han sido reintegrados a los trabajadores y trabajadoras de la administración clientelar.

            POR UNA ADMINISTRACIÓN AL SERVICIO DE LAS PERSONAS
                POR LA RECUPERACIÓN DEL SINDICALISMO DE CLASE