lunes, 16 de noviembre de 2015


Solidaridad con la Clase Obrera de Francia de los P y J de la FSM



SOLIDARIDAD INTERNACIONAL DE LA UIS DE PyJ de la FSM (Federación Sindical Mundial) CON LA CLASE OBRERA DE FRANCIA

Desde la UIS (Unión Internacional de Sindicatos) de la Federación Sindical Mundial (FSM) manifestamos nuestra total y enérgica condena de los criminales atentados realizados en París el pasado viernes.

Expresamos nuestra solidaridad con las víctimas y con sus familias, así como con la clase obrera y el pueblo francés.
Estas acciones criminales son un episodio más en el escenario mundial de la violencia que genera el imperialismo internacional en su voluntad de controlar las riquezas del planeta.

Para ello usa la guerra, al igual que la usaron los colonizadores hace cientos de años. La misma criminalidad (disfrazada igualmente con teóricos nobles objetivos) con idéntico objetivo, expoliar a los pueblos que tienen riquezas útiles para los que ostentan antidemocráticamente el poder.

La Primera y Segunda Guerra Mundial (ésta vivida por los más veteranos dirigentes de nuestra UIS) también le sirvieron al capitalismo para “reordenar” su control de la economía mundial.

Quienes padecen en realidad los resultados de todas las guerras son la clase obrera y los pueblos.

El presidente de Francia, Hollande, como socialdemócrata y dirigente imperialista, y como respuesta aparente (ya que llevan 5 años atacando a Siria), ha incrementado de nuevo el lanzamiento de bombas sobre el pueblo sirio. Ha dado así, el imperialismo, un paso más hacia lo que puede acabar como una tercera guerra mundial. Guerra desigual en la que unos usan los ejércitos de los estados, y los otros la resistencia, la respuesta esporádica, como en otras etapas se usaron las guerrillas. Una vez más, en la historia de la Humanidad, se usan las religiones para fanatizar a los “guerreros”.

Ni unos ni otros defienden la voluntad de la clase obrera ni de los pueblos que desean y necesitan la paz. Una paz sin explotados ni explotadores. Una paz que solo será posible cuando acabemos con el capitalismo depredador y con su brazo armado, la OTAN imperialista.

Además todos estos episodios serán utilizados por la burguesía, como actual clase gobernante en la mayoría de países del Planeta, para dar nuevos pasos en la consolidación de sus formas dictatoriales y neofascistas de gobernar, que usan para controlar a la clase obrera que, a pesar de ello, acabará sacándoles del poder.

Los gobiernos imperialistas de los EEUU, la UE, y, especialmente el propio gobierno francés, han financiado y armado a las fuerzas islamistas reaccionarias desde hace años, en su intento de desestabilizar la zona de Oriente Medio y el norte de África, y así poder situar a gobiernos afines en la región, que les faciliten el expolio de las riquezas de cada zona. Ahora es el gas y petróleo descubiertos recientemente en Siria, lo que les atrae hacia ella.

Las consecuencias de esta y otras agresiones imperialistas se ven a diario: miles de muertos en Siria y otros países; fábricas, infraestructuras y hospitales destruidos por la OTAN (como recientemente el de Médicos sin Fronteras en Afganistán); y miles de emigrantes refugiados, ante los cuales se levantan los injustos muros de la Europa fortaleza.

Hacemos un llamamiento a la clase obrera de Francia, y a la clase obrera internacional, a no dejarse manipular y engañar en esta situación, y a no actuar como comparsas legitimadoras de quienes están detrás de estas acciones. Estos actos de terrorismo pretenden manipular la conciencia de la clase obrera y los sectores populares para empujarlos a apoyar acciones contrarias a sus intereses. Mientras los dirigentes imperialistas planifican desde sus cómodos despachos las guerras, la clase obrera y los pueblos sufren las muertes, y actúan de comparsas si no están coordinados por organizaciones anticapitalistas.

Los trabajadores y los pueblos deben avanzar en la lucha contra las guerras y agresiones imperialistas.

La clase obrera y los pueblos han de organizar su lucha diaria para acabar con el capitalismo, condición imprescindible para que desaparezca la OTAN y el imperialismo.

Solo así los pueblos serán soberanos y la clase obrera (única productora de riqueza) podrá decidir el futuro camino pacífico de la Humanidad.

Barcelona a 16 de noviembre de 2.015

Quim Boix
Secretario General de la UIS (Unión Internacional de Sindicatos) de Pensionistas y Jubilados (PyJ) de la FSM (Federación Sindical Mundial)